Cargando...

Refugiarse en la Cultura.

En 2017 se habían cursado en España más de 15.000 solicitudes de protección internacional. El proceso de tramitación de las solicitudes se puede prolongar hasta un año. Durante este periodo se entiende como acciones básicas de atención: el acceso a una vivienda, la autonomía personal, la educación básica para los menores, la sanidad o la búsqueda de empleo. El acceso a la cultura, tampoco en este caso, se considera un bien y un derecho fundamental de las personas. Las barreras que habitualmente dificultan el acceso a ella, en esta ocasión se acentúan, al entrar en juego una situación de especial vulnerabilidad, en muchos casos, todavía más separados por las propias diferencias culturales. Sin duda, todo ello agrava la distancia entre quiénes eran y quienes son.
Estamos convencidos del potencial de la cultura para la inclusión social, la cultura de la paz, el diálogo intercultural y el desarrollo sostenible (ODS 4 y 16), como reiteradamente denuncian varios organismos. Proponemos la creación de diferentes recursos que contribuyan al acercamiento cultural durante la Fase de Acogida mediante el conocimiento recíproco de las diferentes realidades culturales convergentes. Estas acciones, sin duda, facilitarán el diálogo y el consumo cultural durante el largo proceso de tramitación de las solicitudes. Para ello creemos en la Lectura Fácil como herramienta de inclusión para la transmisión de contenidos culturales, a la vez que favorece el proceso de inmersión lingüística. Por su parte, los medios tecnológicos permitirán un consumo sostenible y eficiente de los recursos, además de todas las posibilidades accesibilidad que éstos ofrecen.